¿Qué es un Storytelling?

Consiste en transmitir una idea de una forma muy simple, como si estuvieses contando una historia, con su comienzo, desarrollo y desenlace. Ése es el objetivo del Storytelling (o Narración de historias). Te contamos para qué te podría servir a ti como emprendedor:

  • Por un lado, podrás contar una experiencia de manera atractiva para que tu audiencia preste más atención y se enganche.
  • Por otro, te permite contar una historia abarcando el antes, el durante y el después de la vivencia de tu usuario con tu producto o servicio en un determinado contexto.

Si explicas tu modelo de negocio mediante la metodología de Storytelling hay 3 objetivos que deben ser prioritarios para ti:

1. Sintetizar lo importante: al contar una historia debes transmitir tu idea o concepto hablando de un problema o necesidad. Es necesario centrar el mensaje en lo más importante para el oyente.

Por ejemplo, si hablases con un inversor deberías explicarle principalmente cómo se ofrece valor a los clientes y cómo se gana dinero haciéndolo.

2. Atraer al oyente: capta su atención lo máximo posible con una historia atractiva y diferente que contextualice la necesidad.

Por ejemplo, imagínate que estás en medio de un Elevator Pitch para inversores. Si cuentas un caso de uso de cómo un cliente resuelve su problema gracias a tu solución, conseguirás captar su atención, pues estarás aportando algo diferente a lo que habitualmente escucha.

3. Convencer a tu interlocutor: las personas siempre recordamos más fácilmente una historia que una exposición lógica o una afirmación. ¡Cuenta un relato sencillo para que tu oyente se implique y se habitúe con lo nuevo y desconocido!

¡Usa el Storytelling para transmitir tu modelo de negocio o idea a través de una historia que lo simplifique!

 

¿Por qué hacer Storytelling?

El Storytelling puede resultarte útil en las diferentes fases del proceso de diseño. Te damos un par de ejemplos de Storytelling en distintas etapas:

  • Durante la fase de prototipado.

En esta fase puedes utilizar la técnica para visualizar y plantearte diferentes usos y contextos del usuario con tu producto/servicio. ¿Cómo puede ayudarte esto? Aterrizando las ideas del modelo de negocio en el que estás trabajando. Para estos casos, te proponemos usarla junto a la plantilla del Business Model Canvas.

  • Para transmitir una idea de negocio ya definida.

Como ya habrás podido comprobar, los modelos de negocio suelen ser complejos de plasmar debido a que sus conceptos son bastante abstractos. Si los narras mediante una historia ficticia podrás transmitirlos de una forma sencilla que atrape la atención de tus interlocutores.

¡Ojo con esto! Ten en cuenta que las personas mantenemos la atención poco tiempo si un mensaje no nos parece atractivo. Así, es importantísimo que trabajes la forma en la que comunicas tu mensaje para no generar reticencias y enganchar a tu audiencia desde el primer minuto.

¿Cómo hacer Storytelling?

Como ya te hemos adelantado, el Storytelling puede ayudarte a comunicar tanto nuevas ideas de negocio como mejoras en las ya existentes. Si lo combinas con la herramienta Business Model Canvas verás que surgen dos formas de enfocar el Storytelling en función del “protagonista” que selecciones: alguien vinculado a la perspectiva de empresa o alguien vinculado a la perspectiva del consumidor. Te explicamos cada una de ellas.

● Perspectiva de la empresa: convierte al empleado en el protagonista.

Normalmente, el empleado conoce los entresijos de la empresa, tiene contacto directo con el cliente y conoce sus problemas. Es usuario y ‘cliente’ directo de los procesos productivos internos y sabe cómo hacer un mejor uso de los recursos de la empresa.

Lo habitual es que esta historia se centre en la parte izquierda del lienzo Canvas, tomando como puntos importantes el contenido de las cajas Actividades clave, Recursos clave, Socios estratégicos e incluso la Estructura de costes.

En este caso, el final de la historia se centrará en por qué la empresa debe evolucionar hacia un determinado nuevo modelo de negocio.

● Perspectiva del consumidor: convierte al cliente en el protagonista.

La idea es centrarse en transmitir la historia desde su punto de vista, incluyendo los retos a los que se enfrenta y los trabajos (Customer Jobs) que realiza. La historia debe trasmitir el servicio que recibe el consumidor, qué lugar ocupa en el proceso de compra, cuánto está dispuesto a pagar…

Esta perspectiva se inclinará hacia la parte derecha del lienzo Canvas, centrando la narrativa de la historia en torno a la Propuesta de valor, Relaciones con clientes, Canales, Segmentos y la Estructura de ingresos.

En este caso, al final de la historia se mostrará cómo la empresa ‘aparece’ para aportarle el valor que le falta al consumidor a día de hoy.

¡Atención! Ya sabes qué es un Storytelling y cómo ponerlo en práctica pero, para que esta herramienta sea realmente útil y eficaz, debes:

  • Identificar la audiencia a la que te diriges.
  • Conocer el contexto en el que vas a contar tu historia.
  • Tener claro el objetivo de comunicación que quieres transmitir.
  • Estructurar la historia. Puedes plantearla mediante dos escenarios posibles:

1. Necesidad de cambio del entorno competitivo actual.

Describe cómo un cambio en el entorno competitivo actual impacta directamente en la manera de crear valor de la empresa. Este tipo de historias explican cómo la empresa se encuentra obsoleta y, por lo tanto, genera la necesidad inmediata de crear un nuevo modelo de negocio. Te lo contamos más claro. La historia responde a la pregunta: ¿cuál es el modelo de negocio para el futuro inmediato? Como te hemos explicado antes, el punto de vista puede ser la perspectiva del cliente o la de la empresa.

2. Impacto en el entorno competitivo del futuro.

Responde a la pregunta: ¿cuál es el panorama actual y cómo encajamos en él? En esta otra posibilidad se visualiza primero cómo se cree que va a evolucionar el panorama competitivo actual y la historia se centra en demostrar cómo el nuevo modelo de negocio es adecuado para que la empresa pueda seguir siendo competitiva en este panorama. El protagonista puede ser un cliente, un empleado o un alto directivo.

Etapas del Storytelling

Ya tenemos claro cuál es el escenario y el hilo de nuestra historia. ¿El siguiente paso? Conseguir que sea interesante. Y es que las historias se pueden contar de maneras muy diferentes, y su formato variará en función del público y el contexto. Te contamos los más utilizados:

  1. Discurso de imagen: se cuenta la historia de un protagonista y su entorno en una o varias imágenes. Normalmente se utiliza en presentaciones en grupo o en conferencias.
  2. Videoclip: cuenta la historia de un protagonista y su entorno a través de un vídeo que difumina la línea que separa la realidad de la ficción. Se suele utilizar cuando el público es numeroso o para uso interno en la empresa.
  3. Escenarios o Juego de rol: esta técnica es utilizada en talleres donde se crean ideas para nuevos modelos de negocio. Para que la situación parezca real y tangible se asigna un papel protagonista a cada uno de los participantes del taller. La escenificación ayuda a pensar dónde queremos conducir el proyecto. ¡Echa un vistazo a la herramienta Role Play!
  4. Texto e imagen: cuenta la historia de un protagonista y su entorno mediante texto e imágenes. Resulta muy práctico cuando hay un público numeroso o hay que dejar reflejado lo que se diseña con la técnica. Las técnicas de Escenarios o Storyboard son similares ya que conectan ideas a través de dibujos y palabras relacionadas.
  5. Tira cómica o collage: en este caso se utiliza una tira cómica para contar una historia de forma tangible. El resultado es una colección de imágenes para dejar reflejado o reproducir ante un público numeroso la historia.

¿Quieres colaborar?

La herramienta está abierta para su mejora, puedes añadir (información, imágenes, ejemplos, audios…) desde la zona de comentarios aquí abajo.

¡Gracias por tu colaboración!